Cuba vs Estados Unidos. ¿Quién vence a quién?

Por Luis Gómez

Mucha gente tuvo esperanzas en un cambio positivo en las relaciones de Estados Unidos con Cuba tras la llegada al poder de Barack Obama, pero realmente eso nunca ocurrió. En realidad no existe hasta el momento un político con el coraje y el poder suficiente capaz de echar abajo el bloqueo con todas sus implicaciones. Hasta ahora solo se hacen manifestaciones interesadas acerca del asunto, pero sin mayores consecuencias.

Recientemente la exsecretaria de Estado Hillary Clinton, favorita para la candidatura demócrata a la presidencia de Estados Unidos en 2016, expresó su interés en avanzar en las relaciones con Cuba, de acuerdo con una entrevista difundida el 30 de julio (Washington, 30 jul. (PL)). Al parecer la Clinton es del criterio de que el bloqueo, que fuera impuesto por la Casa Blanca hace ya más de cinco décadas, ha fracasado en sus objetivos de destruir la Revolución cubana. Semejante tesis la sostiene en su libro publicado este año bajo el título Decisiones Difíciles.

En el texto, la exjefa de la diplomacia estadounidense se refiere a la prohibición de viajar a la nación caribeña de los ciudadanos de su país, y considera que en caso de una normalización de las relaciones, aspira a que “más norteamericanos vengan y vayan”.

Es probable que la autora considere que el bloqueo como vía de destrucción del proyecto cubano no ha dado los resultados esperados, por lo que es hora de explorar otras vías. Se trata quizás, de dar paso a relaciones abiertas con la Isla que permitan dejar expedito el camino para la trabajar al pueblo cubano desde adentro. Algo así como un “tendido de puentes” que asegure una subversión más efectiva.

El bloqueo económico, comercial y financiero ha sido sostenido sin cambios por 11 gobiernos estadounidenses, incluido el de Barack Obama, con un costo en daños para Cuba hasta abril de 2013, ascendente a más de un billón de dólares. Sin embargo, la Isla sigue en pie de lucha y avanza, aunque modestamente. Entre los cubanos se ha desarrollado una cultura del asedio resultado de las numerosas vicisitudes por la que ha debido atravesar en su vida cotidiana, pero sin doblegarse, como lo ha demostrado insistentemente.

No han sido suficientes para someter al país ni las agresiones terroristas, el cierre de mercados, la introducción de enfermedades a las personas, los animales y la agricultura. No han podido con la Revolución ni la Radio y la Tele Martí, ni los proyectos de subversión empleando las nuevas tecnología como ZunZuneo ni la introducción de agentes jóvenes para arrastrar tras de sí a la juventud cubana. No han encontrado ni siguiera a disidentes sustentables y creíbles, ellos mismo han reconocido que sus acciones sediciosas no han producido el efecto deseado.

Ello no ha sido posible porque se trata de una lucha entre la verdad y la justicia contra la mentira y la iniquidad. Puede ser que los cubanos pasen todo tipo de trabajos que agobian su existencia a causa del bloqueo, pero lo único que no pueden bloquear son las conciencias. Cierto que muchos se doblegan, pero la gran mayoría del pueblo sigue aquí de pie dispuesto a echar rodilla en tierra cuando sea necesario. Como afirma la canción de Pablo Milanés: “Sera mejor hundirnos en el mar, que antes traicionar la gloria que se ha vivido. Como diría Lenin, se trata de ver quién vence a quién.

(Tomado de futurocubano@wordpress.com)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s